martes, 11 de mayo de 2010

DE VUELTA DE MONTMELÓ




Lo prometido es deuda y aunque estoy ahora mismo como si fuera un niño en su primera comunión, intentaré haceros partícipes de mis vivencias en tierras catalanas. En primer lugar y para aclarar algunos posibles equívocos, afirmar que soy uno más de los aficionados a la F1, que quizás cuente con algún que otro privilegio por azares de la vida; en ningún caso, esto es lo que debe de quedar claro, soy allegado a nadie del mundillo, ni tengo contactos que me permitan hoy por hoy más que algunas alegrías esporádicas, que por otra parte entiendo perfectamente que sean objeto de cierta envidieja (de la buena).
Antes del viaje estuve en un acto en Madrid que protagonizaron FA y Carlos Sáinz, en concreto el día 5 de mayo. Como ya le comuniqué a Edu, no era un acto público, sino destinado a la prensa (había alrededor de doscientas acreditaciones), al que tuve la suerte de asistir merced a la generosidad de un buen amigo, que me propició la posibilidad -luego realizada- de que mi hijo conociese personalmente a Fernando Alonso y pudiese hecerse una foto con él. Para un chaval de 12 años, un acontecimiento inolvidable. Pero nada de "charlas distendidas", Edu, eso queda para otros, a mi pesar. El acto tenía como objeto la presentación de las últimas novedades en materia de seguridad para su incorporación a futuros automóviles, tales como los sistemas de alerta por exceso de velocidad, ángulos muertos, frenadas del coche por sí solo (a menos de 30 km/h, eso sí) ante situaciones de pre-choque, etc. Medidas todas ellas tendentes a suplir la falta de atención del conductor, que tantos accidentes provoca. Fue un buen aperitivo, porque ambos pilotos accedieron a fotografías y demás antes de ponerse al volante para demostrar a la audiencia lo que ocurre por las distracciones con y sin sistemas de seguridad como el ESP; salimos de allí bastante satisfechos.

El viernes 7 nos pusimos en camino a Barcelona y llegamos al circuito justo cuando terminaban los libres 2 de F1. Comimos algo y dimos un paseo por el paddock, prestando escasa atención a la GP2 (¿o era la GP3?) y a los Porsche, que por allí pululaban. En el paddock volvimos a ver a Carlos Sáinz, que amablemente firmó una dedicatoria en la foto que mi hijo se hizo con él en Madrid pocos días antes. Por allí andaba también Randy Mamola, que algunos conoceréis porque es ex-piloto de motos (corría en 500 CC cuando lo hacían Fast Freddie Spencer, Kenny Roberts -senior-, Barry Sheene y demás, estoy hablando de los 70) y ahora comentarista televisivo y encargado de dar la vuelta al circuito con la Ducati a los famosos que tienen a bien atreverse. Pero había más gente de las motos; ví en animada charla a Carmelo Ezpeleta (Gerente de Dorna, organizadora y titular de derechos del mundial de motociclismo) con algunas otras personas. En cuanto a gente de las cuatro ruedas, me crucé con Massa, Alguersuari (foto junos al canto), Buemi, Alonso (pasó muy deprisa, casi como si fuese en coche, jejje), Button, etc. Incluso Nira Juanco se atrevió a posar a mi lado (es simpatiquísima y me acordé mucho de nuestro amigo Nira's fan, animándola a que visite la antigua casa para leerlo). La verdad es que fue una tarde muy entretenida.

El sábado por la mañana llegamos al circuito también al finalizar los libres 3 de F1; estábamos cansados del viaje y del ajetreo y no tuvimos muchas ganas de madrugar. Desayunamos (sí, sí, a esas horas) y nuevo paseíto por el paddock, donde nos encontramos con más gente de la moto, como Jorge Lorenzo, al que felicité por su victoria en Jerez y que también accedió a fotografiarse, muy cercano y asequible. Un poco más tarde coincidí con Aleix y Pol Espargaró, que también se fotografiaron conmigo, majísimos. Pol me aseguró que este año tiene material para intentar ser campeón del mundo, así que lo animé a que lo hiciera y nos diese muchas alegrías. Vimos a Luís Pérez Sala, a Niki Lauda, a Nick Heidfeld hablando para la TV alemana, a Andy Soucek antes de comenzar el briefing de pilotos, en fin, a un montón de gente del motor. Andar por el paddock es cruzarte con todos ellos cada dos por tres.
La clasificación -mejor, la poca atención que pude prestarle- fue causa de una desagradable sorpresa, porque ví a FA tercero en la parrilla con el tiempo agotado y creí que había sido su posición definitiva. Por la noche, en el hotel, oí a María Escario decir que salía cuarto y me desconcerté, hasta que pude constatar que sí, que se le había colado el inglés de marras.
Domingo por la mañana: Madrugón y al Circuit, a evitar en lo posible los atascos; nos salió bien y llegamos pronto; tomamos un suculento desayuno y ocupamos un lugar elegido para ver toda la parafernalia de la recta de meta, previa a la salida, entreteniéndonos entre otras cosas con la pujanza de Dani Clos para recuperar la quinta plaza perdida en carrera, que al final no pudo lograr. Desde allí (estábamos justamente encima del box de Sauber) lo vimos todo de maravilla, si bien hay que aclarar que el ruido reinante y los acontecimientos que te rodean, las celebrities cercanas, los pilotos y demás miembros de los equipos que pasan al alcance de tu mano, en fin, EL CIRCO, con mayúsculas, no son buenos acompañantes si se quiere atender a la carrera. He estado en muchas y me entero de lo que ocurre por las pantallas, es muy difícil hacerlo de otra forma.
Me pareció una muy buena carrera de Webber, de Schumacher y de Jaime, que además hizo una salida espectacular. Alonso hizo su carrera, lo intentó en la salida, pero no le salió por el exterior en la curva 1 para coger el interior en la 2. Puntazo lo de Hamilton, que no sé si se quedó sin gomas por su habitual forma de tratarlas o fue un accidente con pérdida previa de alguna pieza. Y de Pedro, qué decir, me quedé expectante cuando nada más empezar se prepararon en Sauber y a cuadros cuando vi que quien entraba era él.
En fin, espero no haberos cansado con mis historietas. La verdad es que no me he parado mucho a ver F1, en el circuito todo es diferente. La carrera se ve después, en casa.







4 comentarios:

Dauro dijo...

Frenando, que alegría de poder comprobar que puedes hacer entradas de forma directa. Espero que te animes y, con tu colaboración, podamos darle un poco de vida a este blog.

Te agradezco tu generosidad al compartir con nosotros tus formidables experiencias en el Circuit de Catalunya con las que se me quedado la boca abierta un gran rato hasta que me he dado cuenta que se caía la baba.

Edu dijo...

Hola a tod@s:

Frenando

Gracias, gracias y gracias...........

Todo lo demás es adorno. Ahora debes estar atento nuestras dudas o aclaraciones que podamos tener.........

Seguro que si te tiramos de la lengua salen muchas cosas.......

Es difícil hacer un resumen de 3 días.

Te animo a que le digas al querido Nira's fan que le has hecho de mensajero y que la reportera ya sabe que tiene un fan especial.....

AAAAAAAAdios

Pd: Un placer comprobar que has podido acceder al blog

Edu dijo...

Hola a tod@s:

Me ha costado reconocer al hombre de la gorra roja, hasta que por fin he caído, Luis Pérez Sala, al que tuve el placer de saludar una vez hace tropecientos años, el año 1992, para ser exactos, en el Jarama. Era la primera carrera del campeonato de España de Velocidad, y estrenaba un Nissan Skyline con el volante a la derecha. Al final de la carrera ya tenía mote el coche......... "el coche fantástico".

Estuve comiendo con periodistas que cubrían el evento y tuve a mi lado a un histórico, pero no era piloto, era el dueño de una escuderia, Don Teo Martín............

Que tiempos aquellos...............

Un amigo mío trabajaba en una empresa que se encargaba de rotular los vehículos que competían en el campeonato..........

Eso sí que era un contacto bueno............

AAAAAAAAdios.

Pd: Historias del abuelo cebolleta

Rober dijo...

Gracias Frenando por el post. Efectivamente, sí que se despierta un poco la envidia. La güena! la güena!

Saludos!