jueves, 24 de diciembre de 2009

Los patrocinadores

Hace varios días, Norbert Haug, el presidente de la sección deportiva de Mercedes Benz, comunicaba la asociación del nuevo equipo Mercedes GP con la compañía petrolífera Petronas. "Asociación" es una traducción neutra, no del todo exacta con el original "partnership" pero que responde al contenido expresado. La parte económica invertida por Petronas en el equipo en espera de un beneficio le hace socio capitalizador de la escudería. El otro socio interviene, grosso modo, con la parte de la propiedad, cuyo titular, al menos en un porcentaje mayoritario, es la multinacional Daimler.

Éste es el modelo general o tradicional de la esponsorización en el deporte-negocio o negocio-deporte (según la perspectiva que tome cada uno) de la F1. Pero no es lá única. Nos consta que hay patrocinadores que no se limitan a anunciarse en los monoplazas sino que también se convierten en socios propietarios, comprando un porcentaje o participación del valor tasado del equipo. Es el caso del nuevo equipo Virgin Racing. Branson, aparte de anunciarse en los monoplazas de la nueva escudería británica, habría adquirido un 20% de la misma. Adquisición que, al parecer, le autoriza, por contrato a imponer el nombre de sus empresas y relegar a un segundo plano una tradición automovilística de Manor durante dos décadas.

Observamos también la reventa de los derechos adquiridos de la publicidad. Es el caso de Philip Morris. La tabacalera es titular de esos derechos en la escudería Ferrari y ella revende la superficie anunciante de los monoplazas y de los monos de los pilotos a otras empresas. Es obvio que esto no podrá hacerse de cualquier manera y que Di Montezemolo deberá dar el plácet. En este caso, por tratarse de una tabacalera, es un sistema muy conveniente. A modo de los publicani del Bajo Imperio, Ferrari recibe un canon y Philip Morris se lucra negociando con la inversión que ha hecho con el mismo. La iconoclastia del tabaco en el comercio europeo es respetada con esta subcontratación.

Otro hecho digno de destacar es la publicidad temporaria y la "eventual". Tuvimos ejemplos de la primera en el equipo Brawn GP. El patrocinio de Virgin no dio comienzo desde el principio del campeonato. Ocurrió lo mismo con MIG y Henri Lloyd, y también fueron llegando Bridgestone, IBM, Alpinestar,... No parece que la mayoría de estos patrocinadores vayan a continuar el próximo año. Quién sabe si Ross Brawn no les permitió ampliar la esponsorización, conocedor ya del desembarco de los de Stuttgart.

Con el patrocinio "eventual" me refiero a los GGPP patrocinados por los grandes sponsors. Conceden subvenciones a los organizadores locales a cambio de acaparar la publicidad en los circuitos. Responde a la estrategia de esas grandes empresas para abrir y consolidar su presencia en nuevos mercados.


Y para terminar, ¿qué empresas se anunian en la F1? Veamos unas cuantas entre la variedad:

- Bancos, aseguradoras, empresas financieras y grupos de inversión: Allianz, RBS, Santander (también con su filial británica Abbey Bank), ING, Crédit Suisse, Mubadala, Aabar, Lloyds TSB, ICICI, Lease Plan, Superfund, MIG, Aldar, Reliance, Mutua Madrileña...

- Multinacionales de la energía e industria química: Shell, Total, ExxonMobil, Petrobras, Petronas, Elf, Agip, Eneos, Henkel, SS United, DuPont, Amik,...

- Bebidas energéticas: Red Bull (te da aaaalas), Rhino's, Gatorade.

- Bebidas: Martini, Diageo (Johnnie Walker), Rauch, Whyte & McKay, Royal Challenge.

- Compañías telefónicas y de telecomunicaciones: AT&T, Vodafone, Telefónica, Alice, KDDI,...

- Empresas del ramo informático y la electrónica: Intel, Dell, Panasonic, Lenovo, Samsung, Philips, AMD, Acer, Aigo, Leica, Canon, Siemens, UGS, Medion, Exact Software, EMC Software, BMC Software, SAP, Lenovo, Playstation (Sony)...

- Aerolíneas: Virgin, Air Asia, Etihad, Kingfisher.

- Empresas de logística y paquetería: Hanjin, Quehenberger, DHL, Randstad.

- Cadenas de moda, ropa y complementos, ropa deportiva: Puma, Ray Ban, Pepe Jeans, MCGregor, Fila, Henri Lloyd, Hugo Boss,...

- Relojes: Tag Heuer, Seiko, Oris, Chronotech, Tissot.

- Compañías de automoción y derivados: Bridgestone, Fiat, NGK, Mac Tools, Magneti Marelli, Volkswagen, Denso.

- Medios de comunicación: Time Inc., Metro, Reuters.

.....

7 comentarios:

FRENANDO AALONSO dijo...

Exentos de patrocinio, técnicamente hablando, pero incardinados sin duda en los entresijos del marketing, aparecen de vez en cuando en la escena formulera algunos personajes famosos que, ajenos al mundo del motor y no tan alejados en ocasiones, suponen un estudiado señuelo con el fin de que sus prosélitos contemplen el mundo de los circuitos con otra perspectiva y se vean atraídos el mismo. No es sólo anécdota que alguna que otra vez se dejen ver por el paddock o por el pit lane, o en la misma parrilla de salida, cantantes, modelos, actores y actrices, deportistas, políticos, diseñadores de moda, etc.

Poetisa dijo...

Aleteando apenas, cual mariposa,
vengo a hacer una pequeña glosa
de los versos de Telemetría,
que revelan la razón, antes sombría,
de que el Kaiser aspire a más cosas.

Nos dice con rimas biensonantes
por qué Schumi quiere ser el de antes:
para medirse con quien, con arte de piloto,
lo obligó a bajarse de la moto,
para volver a ponerse al volante.

No es motivo el agradecimiento,
ni la especulación del dinero,
sino el encabezonamiento
y el desamor a lo extranjero.

Es ánimo del campeón despechado
acechar, batir, pillar descuidado
a Fernando, el asturiano,
que de su lugar lo ha desplazado
(en Ferrari y en las pistas),
para ganarle por la mano
y vengarse a su manera
con juegos de malabarista,
¡qué quimera!

procrastinator dijo...

Muy oportuno ese apunte, Frenando. El avistamiento del famoso forma parte del glamour al que todo Gran Premio que se precie aspira. Es también un reclamo, como dices, para animar a la asistencia del público. La "invitación" a top models, deportistas de élite, actores y demás celebridades persigue, más que la afluencia masiva del gran público al circuito, el interés televisivo del evento. El famoseo tiene gran predicamento en los programas de muchas televisiones, y la conjunción con el evento deportivo garantiza el interés de la audiencia. Sólo hemos de pensar en el Grand National, una carrera, y un desfile de celebrities también a la carrera por el tocado más extravagante. La mayoría de las veces el común no consigue divisar a la jet set de la tele y la prensa del papel couché, porque las gradas se encuentran segregadas de las zonas vip.

Es para toda esta gente de las áreas reservadas para quienes está destinado cierto contacto directo con las celebridades. Y es que las otras invitaciones son distribuidas entre empresarios, potenciales inversores de indiscutible solvencia. Se busca predisponerlos, "despertar su interés" para desarrollar el futuro centro metropolitano en la zona geográfica, donde, mira tú por dónde, han hecho un circuito. Ahí es donde las fiestas y el yate de Briatore tenían más sentido.

-----------------------------------

Hola, Poetisa. ¡Qué agradable!, siempre, leer tus ajustados comentarios. Me quedo con tu razón y también la de il caro Telemetría. ¿Quién podría discutiros el resultado con esa maestría en las dosis?

El káiser recibirá más dinero con la consecuencia de su nuevo contrato. Michael da el salto a una compañía, patria, con mayores volumen de negocio y presencia en el mundo. Daimler es la cuarta compañía mundial tras Toyota y los gigantes americanos. Eso, por sí solo, no tendría que garantizarle un sueldo mayor. Pero, ahora, Schumacher se ha revitalizado y se ha trasladado de la postergación, la retaguardia de una aventura, a estar en el candelero. A efectos de su nueva imagen como representante de Mercedes, tampoco tendría que ganar campeonatos, tan sólo competir dignamente. Es cierto que es un personaje público que tiene muchas más opciones para hacer negocios que la inmensa mayoría del resto de los mortales; sin embargo, su caché se iba debilitando. Hace poco, en Ferrari, sólo podía anunciar Fiats, con Räikkönen como intruso, tras lograr el finlandés su entorchado. Después, en un peldaño más abajo, lo vimos, retirado en su hogar, anunciar furgonetas. Pero, ahora, es un océano, en lugar de un mar, lo que se abre ante él, a todos los efectos.

¿Y qué necesidad tiene?, siendo como es ya multimillonario. Querría medirse ante Alonso si llegan a estar en condiciones de disputarse las carreras; es lícito afirmarlo. El aparato mediático no perdería la oportunidad de traer a colación los lances de entonces con los nuevos. Pero hay una diferencia importante, Michael no destronaría a Alonso. Además, esa historia reciente, desde el recuerdo, la experiencia, la madurez e, incluso, desde la nostalgia, haría bastante menos intensa y problemática una situción similar. El déjà vu que muchos ya ansían no lo tienen fácil porque, ahora sí, hay más pilotos y más monoplazas competitivos.

También hago mi aportación sobre los motivos de Schumacher. Por obvios, no hay que olvidarlos. A Michael le corre la competición por las venas. Su vida ahora no es tan plena como cuando se medía a los demás al volante. Es lo que mejor sabe hacer, para lo que ha nacido. Quizás hubo algún momento de hastío, pero no habría querido retirarse tras ser destronado. Sabe que otros campeones, sin tantos trofeos en las vitrinas, regresaron tras un impasse y volvieron por sus fueros. Él no debería ser menos.

Dauro dijo...

La vuelta de Schumacher está incrementando el interés por la Fórmula 1 de forma exponencial y las expectativas para las carreras que comenzarán el14 de marzo estarán llenas de atractivos para los aficionados.
La próxima parrilla estará compuesta por cuatro campeones del mundo, que suman un total de once campeonatos. Nunca antes se había formado una parrilla con tantos títulos y solamente en 1968 y 1970 se han superado el número de campeones del mundo en una parrilla de Fórmula 1.
Ferrari, equipo italiano con pilotos español y brasileño, cuneta con un denominador común que es la pasión y la sangre latina. Mercedes, equipo alemán con pilotos alemanes, pondrá en marcha la pasión patriótica de los alemanes. Igual pasará en Inglaterra con McLaren, equipo inglés con pilotos ingleses y campeones del mudos los dos. No debemos de olvidarnos de Red Bull y de Vettel que en la pasada temporada se destapó sorprendiendo a todos con un coche legal desde el principio.
Todos tienen como objetivo ganar el título de campeón mundial y se tendrán que batir en los circuitos, esperemos que sea de forma imparcial y no haya favoritismos en los organismos que legislan el “Circo”; sus presidentes, Jean Tod y Berni Ecclestone, son personas muy vinculadas a Schumacher y a Ross Brawn.
Al que se le nota la alegría es al Tío Gilito de la Fórmula 1, que se frota las manos ante la buena pinta que tiene todo esto para hacer suculentas cajas. Las audiencias televisivas de los próximos Grandes Premios van a aumentar considerablemente y la venta de entradas también va a subir con respecto al año pasado, sobre todo en los circuitos de Spa, Hockenhein y Silverstonen

Edu dijo...

Hola a tod@s

He visto el anuncio de Shell con Schumi vestido de rojo y me ha venido a la cabeza una duda que ya me ha surgido otras veces.

¿Por qué los contratos son de años naturales cuando las Carreras terminan en octubre? Si los contratos fueran de noviembre a noviembre no veríamos a Schumi que va a estar el 2010 corriendo en Mercedes anunciando ahora Ferraris de juguete. Aparte que podrían adelantar trabajo para el año siguiente si cambian de equipo.

Lo único que se me ocurre es por temas de publicidad.

AAAAAAAAAAAAAAAdios

Telemetría dijo...

Muchas vueltas le estamos dando al regreso de Schumacher, seguimos haciendo cábalas sobre las razones que le han impulsado a regresar y siempre giramos en torno a lo que nos gusta o nos gustaria pensar: si lo hace por ganar, por favor o por dinero.
Nada más lejos de la realidad, ninguna de esas razones le pueden motivar ya que, en victorias es dificil de igualar, el favor no lo espero, no va con Schumacher lo de ser leal, el dinero no es lo primero pero no lo desdeñará.

¿POR QUÉ REGRESAR QUIERO?, ¡POR SATISFACER MI EGO!.

No le importó retirarse o que lo retiraran, seguia siendo el primero, seguia mandando en Ferrari, seguia siendo consejero. Hacía y deshacía, estaba en candelero, tenia a Ross, a Todt y al Cordero. Se fue Todt, se fue Brawn y empezó a apagarse el fuego. ¡Póngame aquí!, ¡póngame allá! que en esto mandar quiero, ¡ná de ná!, ¡un desafuero!.
Me traen nuevo compañero, ¡ay mamá!, ¡otra vez el de Oviedo!.
Se lesiona un compañero y ve su oportunidad, ¡ay D. Luca! ¡déjeme probar que quiero ser el primero!, ¡mira Miguel que ya no estás en edad!. Probar, probó, pero...... que si el lomo, que si el casco, que si el cuello, que si el kart, ¡p...schad!. ¿Don Luca, qué me dá?, para ti...... ¡el tercero!.

Solo necesitamos tirar de palabros y hacernos con ese que llaman "empatía" y así, una vez puestos en su lugar, comprenderemos la necesidad de Miguel. La sinrazón de hablar del fichaje de un piloto, del color de la piel, de si es o no inglés, olvidándose de el.
Miguel lo que necesita es cariño, que se hable de el.
Poco importa que sea efímero, ni el por qué, pero que se hable de el, de Miguel.

Saludos

procrastinator dijo...

Sería algo a proponer, Edu. Mi impresión es que los escasos dos meses desde que finaliza el campeonato son considerados vacacionales y festivos. Además, el monoplaza para el año siguiente, en condiciones normales, aún no está en su última fase de producción: la exigencia de la intervención del piloto es mínima. Los casos Schumacher - Mercedes y Alonso - Ferrari son atípicos. El primero no deja de ser una sorpresa. La relevancia de la figura de Michael, sobre todo dentro de Ferrari, flexibiliza la ruptura del contrato. Otro tanto ocurre con Fernando en Renault, salvo en lo de la sorpresa, si bien podemos sospechar que su presencia en Maranello ha sido limitada, aún en una situación excepcional (abandonaron la evolución del F60 y llevarían más tiempo y esfuerzo de lo habitual desarrollando el próximo monoplaza).

La presencia de Button en McLaren también habría sido muy limitada; en este caso, sin contar con el beneplácito de Brawn ni de Fry. ¿Despecho por el divorcio? o ¿precaución?, para que no refiera los entresijos del nuevo proyecto en un momento en que aún son aplicables. Por cierto, Michael podría estar al tanto de los pormenores del F61 y poner al corriente a Brawn de sus bondades. En ese caso, las buenas palabras de Di Montezemolo no responderían totalmente a una situación idónea e idílica. ¿Lo ha hecho adrede Ross Brawn? Nos sentimos tentados a intuir que le interesa disponer del mejor coche, el mejor piloto no es tan importante. Así que la llamada a una vieja gloria, máxime si trae algo consigo es totalmente asumible.

No contaba, como decía, Jenson con el beneplácito de los directores de Brawn GP, pero un campeón del mundo tiene sus privilegios Y así lo entendía el piloto británico cuando les propuso un aumento de sueldo. Ellos entonces no estaban en condiciones de destinar buena parte de un presupuesto, que no era holgado, a pagar al vigente campeón, detrayéndolo del monto asignado al desarrollo del nuevo monoplaza. Mi opinión es que hizo mal en fichar por McLaren si atendemos a la exclusividad de Hamilton. Sin embargo, no creo que lo haya hecho demasiado mal si atendemos al potencial a corto plazo de McLaren y Mercedes. La nueva escudería podrá equipararse económicamente a McLaren, pero tardará en ponerse al nivel de una maquinaria perfectamente engrasada como la que miman los de Woking.

Esto también es aplicable a Schumacher. Ya lo ha dicho Briatore. Michael puede volver a ganar siempre que disponga de una máquina --yo diría, incluso, maquinaria-- lo suficientemente rápida. A este respecto, no sería temible el káiser porque no sería temible Mercedes a corto plazo. Aunque Brawn dirija el equipo, vemos harto improbable que les permitan una jugada como la del año pasado. Ahora ya no están en precario. Brawn Gp, en su primera participación, fue una componenda, una creación artificial y artificiosa en el desarrollo natural de la F1. Sabemos, desde luego, que no fue el único trastrueque en la selección natural. Honda les regaló un buen monoplaza, sí, pero que, en condiciones normales y de igualdad, no habría estado tan arriba. A pesar del trato de favor, la genialidad de Red Bull y las soldaduras de otros equipos consiguieron contrapesar el agravio comparativo. Después de un año tan turbulento, me siento inclinado a pensar que cualquier atisbo de desigualdad será mirado con lupa y erradicado, máxime si afecta a los grandes equipos, cuyos intereses fueron secuestrados por imposición.